24.4.11

Moneda de Tres Pesos



El escribir sobre ti es un tanto difícil, la verdad he dudado mucho el hacerlo, pero creo de alguna forma te lo mereces y yo lo necesito.

El saber que fuiste la persona más importante en mi vida, la persona con la que en algún momento soñé estar, con la que, en algún momento quise compartir mi vida, y que nada eso pudo ser, pues me generó cierto trauma.

Ahora comprendo porque me caía mal tu novio, y es claro, el logró lo que yo nunca pude, el tener tus labios, tu cariño, yo solo logré tu amistad, (que quede claro que eso significa mucho al menos para mí).

Pero en verdad, si supieras la cantidad de veces que me tuve que morder los labios para intentar no besarte, fueron muchas la verdad.

Lo que hubiera dado por uno de tus besos, uuufff no sabes en verdad cuantas veces soñé con ellos.

Siempre supiste que yo te miraba de otra manera, pero tu jamás volteaste a verme, la verdad no sé el por qué.

Aprendí a verte como mí amiga, en mucho tiempo fuiste la mejor, pero el tiempo pasa y las personas cambiamos y modificamos aspectos que hacen que nos alejemos o acerquemos más, ahora eres una de las personas que más amo en esta vida y siempre serás una gran amiga.

Pensé que ya no me afectaría el verte con alguien que no fuera yo, y así fue; hasta el día que me dijiste que te casabas, ese día en verdad sin saberlo me pegó mucho la noticia, wow en serio no pensé que pudiera ser así, pero medité (últimamente lo hago mucho y canalizo mi energía de otras maneras) y Dios sabe porque pasan las cosas y tal vez así fue mejor.

Pero ya pasó y en verdad estoy feliz por ti, feliz de que tengas a alguien que te ama y que sé que hará hasta lo imposible por hacerte feliz y solo por eso lo respeto, porque el logró lo que yo no pude lograr y es momento de aprender a avanzar.

Se casa mi mejor amiga, definitivo el debe ser un gran hombre, porque ella es, simplemente, una gran mujer.

Y espero que su dicha sea eterna y Dios los bendiga de mil formas.

Porque esta vida es como una moneda de tres pesos, igual pero cambia.

10.4.11

Regresé a Casa

Hablar de Tv. Azteca, es hablar en gran parte de mí vida, es curioso cómo se dan las cosas y como Dios trabaja de maneras tan misteriosas.
Cuando yo era universitario siempre quise trabajar para Televisa, ese era mi sueño, dato curioso, la empresa que me dio la oportunidad de obtener mi primer trabajo fue la del ajusco Tv. Azteca.
Bien dicen que nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde, yo trabajé por 4 años en azteca, 4 años que fueron muy padres porque aprendí mucho, hice grandes amigos.
Cuando salí de Azteca, quise experimentar otras ramas de mi carrera, y lo hice, me metí un rato en la MKT y honestamente lo hice muy bien, pero en verdad no era lo mío, no me encontraba, me sentía aburrido, necesitaba esa presión que ejerce el estar a unos minutos de salir al aire, el ver tur trabajo en la pantalla, el estrés que te da el hacer Televisión.
En base a esto fue que decidí cambiar de rubros y acepte tomar un proyecto especial para Cadena 3, donde de cierta forma volvía a lo mío, la Tele, en ese lapso conocí a gente maravillosa que me enseñó mucho, y que gracias a eso, me pude abrir paso a las nuevas ofertas que estaban por presentárseme.
Casualmente, cuando el proyecto para Cadena 3 está por terminar, me llaman de Televisa Deportes; si, Televisa, wow, imagínense mi cara, era mi sueño, Dios estaba bendiciéndome de una gran manera, fui y me entrevisté con Alfonso Rosas, y para no hacerles el cuento tan largo, después de hacer varias pruebas me aceptan y entro de lleno a trabajar en la fábrica de los sueños, la fábrica de mis sueños.
Lamentablemente al pasar del tiempo, me di cuenta que mi sueño se estaba volviendo pesadilla, no me sentía a gusto, pero ¿Por qué? ¿No se suponía que eso era lo que quería? ¿No gritaba a los 4 vientos que ese era mi máximo sueño? ¿Qué pasó?
La respuesta es simple, yo fui hecho por la otra empresa, mis amigos están en la televisora de enfrente, mi vida estaba en Tv. Azteca, y si bien le debo a Televisa por la oportunidad que me dieron, le debo a Dios la enseñanza que me dio al llegar ahí y hacerme ver que en realidad jamás me fui de Azteca y que todo esto que estaba pasando era para valorar lo que alguna vez tuve y no apreciaba de gran forma.
Dios me enseñó de gran forma y acepté el aprender, aunque muchas veces me desesperaba, la verdad sabia que en algún momento todo retomaría su curso, y tenía muy latente que en cualquier momento regresaría a mí casa, que solo era cuestión de tiempo para que eso pasara.
Antes de continuar déjenme hacer un paréntesis ya que debo mencionar y hacer de su conocimiento que gracias a las redes sociales, reencontré a un viejo amigo, José Luis, el cual me ha apoyado como no se imaginan y el tuvo mucho que ver para que todo este regreso se diera, porque si él no me hubiera pasado los correos de las personas adecuadas, no estaría en estos momento escribiendo este post, así de simple.
Aparte siempre anduvo hablando bien de mi trabajo y en verdad se lo agradezco, José Luis, en verdad eres un gran amigo.
Volviendo al tema, como les decía era cuestión de tiempo, ya que gracias a que José Luis me envío los correos de las personas indicadas, fue que pude dar el salto a una nueva oportunidad de regresar a mí casa.
La noche de un lunes, me llamó Vero Bombón,  y me citó en azteca, hizo toda serie de movimientos para que pudiera entrar a las instalaciones y pudiéramos entrevistarnos.
No sin antes pedirle referencias mías a una persona que, sería de mi parte un crimen no mencionar en este post, Rubén Centineo, nuevamente apoyando a uno de sus hijos, Rubén en verdad si lees este post quiero aprovechar y agradecerte todo, pero todo lo que has hecho por mí.
Y en verdad Vero es un bombón, ya que la idea era trabajar en Azteca deportes, pero por asares del destino no fue así, y ella me ayudó y me recomendó con quien ahora, en estos momentos mi Jefe Oscar Campos.
El punto final es que he podido volver a mi casa, he podido regresar a Tv. Azteca, de en donde realidad nunca me fui.
Dicen que segundas partes nunca fueron buenas, yo digo que son mejores si son bien escritas y mi guión ha sido escrito con sufrimiento y experiencia, gracias a Dios que me hizo madurar de forma espectacular y ahora en esta nueva etapa de mi vida y en mi casa, he de aplicar solo lo mejor de mí.
Gracias a todos los que hicieron posible esto, Tania, te amo gracias por tu apoyo incondicional, siempre, José Luis gracias, porque sin tu ayuda esto no hubiera sido posible, y en general gracias a todos mis amigos que de nuevo me recibieron con los brazos abiertos y me hicieron sentir como si jamás me hubiera ido.