29.7.14

Sacrificio.

Sacrificio...

Escribo este Post después de haber tenido una muy fuerte discusión con mi madre la noche de domingo, la cual me originó un sentimiento de impotencia, al grado de sentir que ella no apreciaba lo que yo hacía para que ella y mi familia estuviera mejor.

El día de ayer, después del trabajo, caminé un rato bajo la lluvia y después me metí a un Vips, tome un café (que sigue siendo muy malo, por cierto) y mientras reflexionaba sobre sí soy el bueno o el malo del cuento, recibí la visita de una persona que me ayudó a entender lo siguiente:

Teniendo en cuenta la definición de sacrificio puedo decir que nunca he hecho ninguno.

Nunca he tratado de tener la recompensa divina ni he hecho nada por resignación o que no me quede otro remedio.

Para lograr todo lo que tengo me he tenido que esforzar y mucho pero lo he hecho por decisión. Y siento regocijo por las decisiones tomadas. Por amor a los que me rodean he perdido mucho y lo he hecho por decisión, ha sido mi voluntad y siento pleno regocijo anímico y sin arrepentimiento.

Jamás haría nada por sacrificio pues estaría después lamentándome de lo que he perdido o por lo que no he logrado. En la vida hay esfuerzos que se deben de hacer después que uno los ha valorado bien y tomado una decisión.

Quien piense que se está sacrificando por algo es mejor que no lo haga, no hay nada que valga la pena para sacrificarse. Esforzarse sí, sacrificarse no.

Cuando pensamos en el sacrificio nos vemos obligados y maldecimos cada instante. Pues aparentemente no se recibe nada a cambio... Y yo no doy nada si no recibo nada a cambio.

Yo me esfuerzo y lo hago cada día y cada día estoy seguro que mis decisiones son como tenían que ser, porque no me estoy sacrificando ni son agobios para mí.

Para un entendimiento de lo que es sacrificio. Cuando uno hace un sacrificio se convierte en víctima. ¿Y quién se convierte en víctima y está orgulloso de serlo?Solamente los locos me imagino.

Hoy he reflexionado y he decidido no convertirme en víctima. No quiero agobiar a otros por no haber decidido correctamente, no quiero que los demás tengan lástima de mi o algo raro como uno ve a todo el mundo por ahí que están con el llantén de que "me sacrifiqué por..." Y es que como se sacrificaron no pudieron tener recompensas porque eran víctimas de las obligaciones que les/se impusieron.

Hoy soy más responsable de las decisiones que tomo. Hoy decido seguir avanzando y hacer las cosas con el único propósito de ser feliz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario