4.8.14

Paciencia.

Paciencia...

Ya no tengo paciencia para algunas cosas, no porque me haya vuelto arrogante, sino simplemente porque llegué a un punto de mi vida en que no me apetece perder más tiempo con aquello que me desagrada o hiere. No tengo paciencia para el cinismo, críticas en exceso y exigencias de cualquier naturaleza. Perdí la voluntad de agradar a quien no le agrado, de amar a quien no me ama y de sonreír a quien no me sonríe. No estoy dispuesto a dedicar un minuto de mi tiempo a personas manipuladoras o mentirosas, he decidido no convivir más con la pretensión, hipocresía, deshonestidad y elogios baratos. No consigo tolerar la erudición selectiva y la altivez académica; no me ajusto con la barriada ni el chusmerío, odió los conflictos, pero sobre todo, las comparaciones. Creo en un mundo de opuestos y por eso evito personas de carácter rígido e inflexible.

En la amistad me desagrada la falta de lealtad, pero sobre todo, la traición. No puedo llevarme bien con quien no sabe reconocer el esfuerzo de las personas, mucho menos con aquellos que no saben incentivar. Las exageraciones me aburren y tengo mucha dificultad en aceptar a una persona que no ame a los animales.

Y encima de todo, ya no tengo paciencia para quien no merece mi paciencia...

Estas palabras, cuando las leí, me hicieron pensar en cuanto he crecido, lo que he tenido que dejar atrás porque ya no se ajustaban a mi crecimiento, cuantas personas se han quedado en el camino porque me traicionaron o porque no soportaron mi evolución constante.

Muchas veces, antes llegar a este punto en mi vida, me cuestioné sí era un buen amigo, un buen novio, una buena persona, y hoy concluyo, que sólo debo ser quien yo quiera ser, sólo debo quedar bien conmigo, si yo me siento bien, todo lo demás fluirá como debe de fluir, las cosas solas se irán dando, aunque sé que de vez en cuando hay que darle una ayudada al tiempo.

Así que... A vivir la vida al máximo, sólo se vive una vez y hay que disfrutarlo, porque el tiempo no regresa.

Que Dios me los bendiga a todos.