11.5.15

Sólo porque me haces querer serlo.

Me voy a reír de todas tus bromas, incluso si significa que seré el único riéndome contigo. Voy a sonreír cada vez que nuestras miradas se encuentren, porque lo siento así. Te voy a ayudar a preparar la cena, pero sólo si prometes ayudarme a limpiar después. Y si me quieres ahí contigo, voy a leer un buen libro a tu lado. Y cuando estés enferma, voy a hacer mi mejor esfuerzo para hacerte sentir mejor con todas las caricias y besos que pueda darte.

Y espero que tú hagas lo mismo.

Voy a darte tu propio espacio. Voy a preguntarte cómo estuvo tu día –no por rutina, si no por curiosidad-, porque quiero saber qué partes de tu día te hicieron sonreír y cuáles te hicieron enojar. Voy a hacerte caras tontas y molestas mientras lees o miras zapatos sólo para ver si las notas. Voy a sorprenderte en distintas ocasiones, y a mimarte diariamente.
Prometo serte leal. Porque al final del día eres a la única que quiero. Voy a ser el que comparta tus esperanzas, tus sueños y tus miedos.

Seré tu diario andante. Seré real y prometo decirte las cosas como son. Porque no mereces menos. Haré lo posible por considerar tus pensamientos y sentimientos, y aunque no sea capaz de llenar tus zapatos, haré mi mejor esfuerzo por caminar con ellos antes de juzgar tus pasos.

Voy a gritar mis inseguridades y mis celos eventualmente van a salir a la luz sin importar cuánto trate de esconderlos. Habrán ocasiones en las que no tendrán mucho sentido. Cuando esté confuso o preocupado, voy a hacer preguntas, muchas preguntas. A veces van a ser largas y estúpidas, así que voy a necesitar que seas paciente conmigo. Voy a darte largos silencios cuando esté molesto, y voy a evitar contacto contigo cuando no esté listo para hablarte.
También voy a hacerte enfadar, pero como no soy capaz de leer tu mente, voy a necesitar que me lo digas.

Y mientras discutamos, voy a intentar considerar tus sentimientos y ser justo.
Voy a tratarte como me gustaría que tú me tratases. Quiero ser todo lo bueno para ti, y aunque ya sé que no siempre puede ser así, voy a esforzarme para no ser muy malo. No puedo prometerte que seré perfecto, pero como tu novio, voy a hacer todo lo que pueda para ser el mejor que hayas tenido jamás.

Sólo porque me haces querer serlo.

30.4.15

Ironías...

Ironías...
“Ignoras a la persona que te adora, adoras a la que te ignora, amas a la que te lastima y lastimas a la que te ama”.

Estas palabras hicieron mucho eco el día que las leí en mi twitter, y más aun, por la persona que las había escrito.

Me queda claro que en esta vida siempre estamos inconformes con lo que tenemos y por alguna extraña razón, en ciertas etapas de nuestras vidas nos hemos vuelto masoquistas y vivimos del dolor por querer tener algo, que de cierta forma creemos que nos pertenece, pero lamentablemente no es así.

En el paso de mis años me ha tocado vivir a fondo esta situación, ya sea con mi familia, amigos y esta yo mismo lo he experimentado en carne propia.

He visto sufrir a mis amigos por esa persona que no los pela, cuando tienen detrás de ellos (as) infinidad de gente que los idolatra, también he visto el otro lado donde hay quienes mueren por ellos (as) y ellos ni se inmutan, es más ni se dignan a voltear a verlos (as).

Pero, ¿Por qué hacemos esto? ¿De plano estamos condenados a ser infelices como lo dice la mitología griega (véase el post de Almas Gemelas de mi blog http://ivanrogelio.blogspot.com/2010/05/almas-gemelas_21.html

Yo creo que no, yo creo que en parte se debe a que idealizamos de más a las persona con las que queremos estar, formamos castillos en las nubes y cuando nos damos cuenta, somos participes de algo que no es real y que nos lastima.

“Tú eres especial por ti, no por mi”

Muy cierto, cada uno de nosotros somos seres únicos e irrepetibles, y cada uno de nosotros tenemos cierta magia en nuestro interior, lamentablemente muchos necesitan ese motivante que los haga explotar esa magia, ese plus, no todos somos capaces de hacerlo por sí mismos, lamentablemente tenemos cierta dependencia a algo o a alguien para hacer ciertas cosas, idealizamos a las personas y los ponemos muy en alto, y no digo que no esté bien, pero debemos de ser consientes de que son humanos y también se equivocan; lo confieso, yo, para conseguir mi independencia emocional primero tuve que salir de un hoyo mega cañón, motivado gracias, a otra persona.

He aprendido a que mi felicidad no debe depender de alguien más, sino de mí, yo soy feliz porque quiero ser feliz, porque para eso vine al mundo, y gracias a eso, sé que pronto llegará esa persona con la que compartiré mi vida y será genial porque no recargare en ella esa responsabilidad de hacerme feliz sino al contrario compartiremos nuestras felicidades y la haremos una sola, cursi o ridículo, tal vez si tal vez no, júzguenlo ustedes.