11.5.15

Sólo porque me haces querer serlo.

Me voy a reír de todas tus bromas, incluso si significa que seré el único riéndome contigo. Voy a sonreír cada vez que nuestras miradas se encuentren, porque lo siento así. Te voy a ayudar a preparar la cena, pero sólo si prometes ayudarme a limpiar después. Y si me quieres ahí contigo, voy a leer un buen libro a tu lado. Y cuando estés enferma, voy a hacer mi mejor esfuerzo para hacerte sentir mejor con todas las caricias y besos que pueda darte.

Y espero que tú hagas lo mismo.

Voy a darte tu propio espacio. Voy a preguntarte cómo estuvo tu día –no por rutina, si no por curiosidad-, porque quiero saber qué partes de tu día te hicieron sonreír y cuáles te hicieron enojar. Voy a hacerte caras tontas y molestas mientras lees o miras zapatos sólo para ver si las notas. Voy a sorprenderte en distintas ocasiones, y a mimarte diariamente.
Prometo serte leal. Porque al final del día eres a la única que quiero. Voy a ser el que comparta tus esperanzas, tus sueños y tus miedos.

Seré tu diario andante. Seré real y prometo decirte las cosas como son. Porque no mereces menos. Haré lo posible por considerar tus pensamientos y sentimientos, y aunque no sea capaz de llenar tus zapatos, haré mi mejor esfuerzo por caminar con ellos antes de juzgar tus pasos.

Voy a gritar mis inseguridades y mis celos eventualmente van a salir a la luz sin importar cuánto trate de esconderlos. Habrán ocasiones en las que no tendrán mucho sentido. Cuando esté confuso o preocupado, voy a hacer preguntas, muchas preguntas. A veces van a ser largas y estúpidas, así que voy a necesitar que seas paciente conmigo. Voy a darte largos silencios cuando esté molesto, y voy a evitar contacto contigo cuando no esté listo para hablarte.
También voy a hacerte enfadar, pero como no soy capaz de leer tu mente, voy a necesitar que me lo digas.

Y mientras discutamos, voy a intentar considerar tus sentimientos y ser justo.
Voy a tratarte como me gustaría que tú me tratases. Quiero ser todo lo bueno para ti, y aunque ya sé que no siempre puede ser así, voy a esforzarme para no ser muy malo. No puedo prometerte que seré perfecto, pero como tu novio, voy a hacer todo lo que pueda para ser el mejor que hayas tenido jamás.

Sólo porque me haces querer serlo.

30.4.15

Ironías...

Ironías...
“Ignoras a la persona que te adora, adoras a la que te ignora, amas a la que te lastima y lastimas a la que te ama”.

Estas palabras hicieron mucho eco el día que las leí en mi twitter, y más aun, por la persona que las había escrito.

Me queda claro que en esta vida siempre estamos inconformes con lo que tenemos y por alguna extraña razón, en ciertas etapas de nuestras vidas nos hemos vuelto masoquistas y vivimos del dolor por querer tener algo, que de cierta forma creemos que nos pertenece, pero lamentablemente no es así.

En el paso de mis años me ha tocado vivir a fondo esta situación, ya sea con mi familia, amigos y esta yo mismo lo he experimentado en carne propia.

He visto sufrir a mis amigos por esa persona que no los pela, cuando tienen detrás de ellos (as) infinidad de gente que los idolatra, también he visto el otro lado donde hay quienes mueren por ellos (as) y ellos ni se inmutan, es más ni se dignan a voltear a verlos (as).

Pero, ¿Por qué hacemos esto? ¿De plano estamos condenados a ser infelices como lo dice la mitología griega (véase el post de Almas Gemelas de mi blog http://ivanrogelio.blogspot.com/2010/05/almas-gemelas_21.html

Yo creo que no, yo creo que en parte se debe a que idealizamos de más a las persona con las que queremos estar, formamos castillos en las nubes y cuando nos damos cuenta, somos participes de algo que no es real y que nos lastima.

“Tú eres especial por ti, no por mi”

Muy cierto, cada uno de nosotros somos seres únicos e irrepetibles, y cada uno de nosotros tenemos cierta magia en nuestro interior, lamentablemente muchos necesitan ese motivante que los haga explotar esa magia, ese plus, no todos somos capaces de hacerlo por sí mismos, lamentablemente tenemos cierta dependencia a algo o a alguien para hacer ciertas cosas, idealizamos a las personas y los ponemos muy en alto, y no digo que no esté bien, pero debemos de ser consientes de que son humanos y también se equivocan; lo confieso, yo, para conseguir mi independencia emocional primero tuve que salir de un hoyo mega cañón, motivado gracias, a otra persona.

He aprendido a que mi felicidad no debe depender de alguien más, sino de mí, yo soy feliz porque quiero ser feliz, porque para eso vine al mundo, y gracias a eso, sé que pronto llegará esa persona con la que compartiré mi vida y será genial porque no recargare en ella esa responsabilidad de hacerme feliz sino al contrario compartiremos nuestras felicidades y la haremos una sola, cursi o ridículo, tal vez si tal vez no, júzguenlo ustedes.

4.8.14

Paciencia.

Paciencia...

Ya no tengo paciencia para algunas cosas, no porque me haya vuelto arrogante, sino simplemente porque llegué a un punto de mi vida en que no me apetece perder más tiempo con aquello que me desagrada o hiere. No tengo paciencia para el cinismo, críticas en exceso y exigencias de cualquier naturaleza. Perdí la voluntad de agradar a quien no le agrado, de amar a quien no me ama y de sonreír a quien no me sonríe. No estoy dispuesto a dedicar un minuto de mi tiempo a personas manipuladoras o mentirosas, he decidido no convivir más con la pretensión, hipocresía, deshonestidad y elogios baratos. No consigo tolerar la erudición selectiva y la altivez académica; no me ajusto con la barriada ni el chusmerío, odió los conflictos, pero sobre todo, las comparaciones. Creo en un mundo de opuestos y por eso evito personas de carácter rígido e inflexible.

En la amistad me desagrada la falta de lealtad, pero sobre todo, la traición. No puedo llevarme bien con quien no sabe reconocer el esfuerzo de las personas, mucho menos con aquellos que no saben incentivar. Las exageraciones me aburren y tengo mucha dificultad en aceptar a una persona que no ame a los animales.

Y encima de todo, ya no tengo paciencia para quien no merece mi paciencia...

Estas palabras, cuando las leí, me hicieron pensar en cuanto he crecido, lo que he tenido que dejar atrás porque ya no se ajustaban a mi crecimiento, cuantas personas se han quedado en el camino porque me traicionaron o porque no soportaron mi evolución constante.

Muchas veces, antes llegar a este punto en mi vida, me cuestioné sí era un buen amigo, un buen novio, una buena persona, y hoy concluyo, que sólo debo ser quien yo quiera ser, sólo debo quedar bien conmigo, si yo me siento bien, todo lo demás fluirá como debe de fluir, las cosas solas se irán dando, aunque sé que de vez en cuando hay que darle una ayudada al tiempo.

Así que... A vivir la vida al máximo, sólo se vive una vez y hay que disfrutarlo, porque el tiempo no regresa.

Que Dios me los bendiga a todos.

29.7.14

Sacrificio.

Sacrificio...

Escribo este Post después de haber tenido una muy fuerte discusión con mi madre la noche de domingo, la cual me originó un sentimiento de impotencia, al grado de sentir que ella no apreciaba lo que yo hacía para que ella y mi familia estuviera mejor.

El día de ayer, después del trabajo, caminé un rato bajo la lluvia y después me metí a un Vips, tome un café (que sigue siendo muy malo, por cierto) y mientras reflexionaba sobre sí soy el bueno o el malo del cuento, recibí la visita de una persona que me ayudó a entender lo siguiente:

Teniendo en cuenta la definición de sacrificio puedo decir que nunca he hecho ninguno.

Nunca he tratado de tener la recompensa divina ni he hecho nada por resignación o que no me quede otro remedio.

Para lograr todo lo que tengo me he tenido que esforzar y mucho pero lo he hecho por decisión. Y siento regocijo por las decisiones tomadas. Por amor a los que me rodean he perdido mucho y lo he hecho por decisión, ha sido mi voluntad y siento pleno regocijo anímico y sin arrepentimiento.

Jamás haría nada por sacrificio pues estaría después lamentándome de lo que he perdido o por lo que no he logrado. En la vida hay esfuerzos que se deben de hacer después que uno los ha valorado bien y tomado una decisión.

Quien piense que se está sacrificando por algo es mejor que no lo haga, no hay nada que valga la pena para sacrificarse. Esforzarse sí, sacrificarse no.

Cuando pensamos en el sacrificio nos vemos obligados y maldecimos cada instante. Pues aparentemente no se recibe nada a cambio... Y yo no doy nada si no recibo nada a cambio.

Yo me esfuerzo y lo hago cada día y cada día estoy seguro que mis decisiones son como tenían que ser, porque no me estoy sacrificando ni son agobios para mí.

Para un entendimiento de lo que es sacrificio. Cuando uno hace un sacrificio se convierte en víctima. ¿Y quién se convierte en víctima y está orgulloso de serlo?Solamente los locos me imagino.

Hoy he reflexionado y he decidido no convertirme en víctima. No quiero agobiar a otros por no haber decidido correctamente, no quiero que los demás tengan lástima de mi o algo raro como uno ve a todo el mundo por ahí que están con el llantén de que "me sacrifiqué por..." Y es que como se sacrificaron no pudieron tener recompensas porque eran víctimas de las obligaciones que les/se impusieron.

Hoy soy más responsable de las decisiones que tomo. Hoy decido seguir avanzando y hacer las cosas con el único propósito de ser feliz.


27.7.14

Engaño y traición.

Tiene mucho que no escribía algo y curiosamente hoy encontré esto y me gustó, aquí se los dejo espero que les guste, cuidado, si están dolidos mejor absténganse... =P

Engaño y traición:

Se encontraron una noche el engaño y la traición, Y se hicieron de palabras defendiendo el gran honor de haber herido más almas con la daga del dolor.

"-Mira traición, yo te gano-"
dijo el engaño con fuerza.

-Yo soy quien acaba con amores-
Dejo malos sinsabores y ensucio toda pureza, voy regando con dolor. A los amantes y amores que conmigo se tropiezan, visto lujuria y deseo para conquistar las almas. Y cuando ya las poseo nada les vuelve la calma-".

"-Mira engaño, no compares...-"
Contestó la traición segura.

-Tú eres río, yo soy mar, y mis aguas la sepultura...

Yo soy quien brinda el saludo y el beso de los buenos días...
Palmaditas en la espalda, consejos y buenas palabras...
Siempre digo -¡en mí confía!- para después por la espalda dar certera cuchillada y así destrozar la vida-"

Y seguían furibundos, engaño y traición peleando... Cuando vieron pasar llorando a una linda niña.

La traición le pregunta:

Verdad que soy la culpable de tu fuerte y gran dolor?

"-No", le dijo el engaño,

"-Di que culpable soy yo-"

La joven paró y les dijo:

-No es ninguno de los dos...

Este dolor tan inmenso, que me está rompiendo el pecho...

-Me lo ha causado el amor-

Tssss

11.9.13

33


33

El próximo 16 de Septiembre será mí cumpleaños, pero no cualquier cumpleaños, cumplo la llamada edad de Cristo, así es, ya no me cocino a la primera... 33 años wow.

En este tiempo he podido reflexionar sobre muchas cosas, entre lo que he hecho y he dejado de hacer y por qué.

A Dios le doy GRACIAS por darme a los padres que tengo, que son lo más maravilloso en este mundo para mi, por permitirme seguir teniendo con vida a mi madre, por mi hermano, que si bien no es una perita en dulce, de alguna forma nos complementamos, le agradezco de que me deja tener aun a mi viejita santa, mi abuelita que es como mi mamá y la adoro, y en si a toda mi familia.

He disfrutado a mi familia como loco, he viajado y he disfrutado mi carrera, trabajé para una gran empresa como lo es Azteca; empresa a la que le debo mucho ya que ahí inicie mi carrera, me dieron la oportunidad de aprender, de experimentar, de equivocarme y de corregir mis errores, en verdad siempre llevaré en mi corazón a toda esa gente que me apoyó y que considero mis amigos, ahora estoy en Televisa y gracias a Dios aquí he conocido a personas maravillosas que me han apoyado muchísimo, he hecho nuevos amigos a los que quiero y espero seguir avanzando en todos los sentidos aquí.

He visto pasar personas por mi lado y yo he pasado por el lado de ellas, algunas se han quedado y yo me he quedado en ellas, y otras creo que las he olvidado como seguramente me han olvidado a mí, a mis amigos a los que AMO con todo mi corazón, a los que fueron y ya no lo son y a los que están por venir, gracias por ser parte de estos años.

He sido el bueno, pero también he sido el malo, me han roto el corazón y lo he roto, pensaba en casarme y estuve a punto, he probado lo malo para saber qué es lo bueno, he estado arriba y he estado abajo, he aprendido que no todo el que te dice te quiero, lo dice honestamente y no todo el que te dice ser tu amigo lo es, pero los que de verdad lo son están contigo en todo momento.

Créanme o no, he vivido al máximo la vida y la verdad no me puedo quejar.

¿Qué pasa, será que con estos 33 años me ha dado por pensar?, ahora sé muchas cosas, que hace menos de 33 no las sabía, ahora valoro otras tantas que antes no tenían sentido, es ahora cuando puedo tomar mis propias decisiones esas tan sabías como las que escuche alguna vez de alguien mayor cuando yo tenía menos edad, ahora vivo, ahora siento, ahora sufro con toda la intensidad y amo con toda el alma y no es que antes no lo hiciera, es que ahora con mis 33… Me reconozco un poco más…

Gracias a todos ustedes por ser parte de estos años, gracias por los momentos de tristezas y alegrías, por estar en las buenas y en las malas, por apoyarme cuando más los he necesitado, por siempre confiar en mí, por ser parte de esta aventura llamada vida.

En definitiva estoy viviendo una etapa maravillosa, ahora me doy cuenta que me falta mucho por vivir y por hacer, muchas cosas que conocer, pero lo más cabrón de todo, es que me faltan otros tantos años para llegar a viejo y esa sí que será otra historia...

13.6.13

Avanzar...


En ocasiones somos hipercomplejos, aún cuando de verdad estamos en contacto con nosotros y tratamos de conocernos. Porque hay quien nunca se voltea a ver ni a analizarse o preguntarse qué quiere o quién es, incluso. Cargar con un amor pasado no siempre implica el seguirlo llorando o extrañando al grado de debatirte entre llamarle o seguir sintiendo el corazón en flamas ante su ausencia. Muchas veces la relación pudo haber acabado hace años, y puedes  estar con alguien más con quien te sientes pleno pero de pronto te descubres recordando con añoranza, o si te enteras de algo de su vida se te mueven fibras tapetudas. No entiendes por qué aún puedes encelarte o enojarte o preocuparte por alguien que ya es tan lejano a ti.

Eres víctima del antiguo apego, que crees resuelto. Porque es obvio que hay quien permance en relaciones asquerosas porque justo no han podido vencer su apego, que nada se parece al amor o a la verdadera convicción de construir una vida en común; es vil apego, vil codependencia sostenida en el pánico de replanetarte y rediseñarte; por ende a cambiar (a casi nadie le gusta el cambio). Y ahi te ves, según tú desapegad@ pero con constantes arrebatos o focos rojos que te indican lo contrario. Lo sueñas, andas de metiche en sus redes sociales ‘nomás pa saber, por ‘mera curiosidad’ (ajá)’. Claro, no vas a olvidar, a menos que padezcas Alzheimer pero notas que la carga emocional sigue latente. ¿Por qué?

Puede ser ego, el saber que no fuiste indispensable para que siguiera (obvio), y piensas ‘yo también seguí, tons estamos a mano’. O porque creíste que le iba a costar más continuar: a mí que nadie me niegue que se saborea el ego cuando alguien le comenta que su ex de hasta años nunca volvió a estar con alguien ‘tan especial como tú’, ‘o tan content@ como se veía contigo’. Y por otro lado, porque pudieron quedarse situaciones sin resolver, círculos sin cerrarse. Nunca hubo oportundiad de pedir perdón o de mentar una madre pendiente. Eso es una de las máximas. De acuerdo a algunos terapeutas no necesitas volver a verlo o tener contacto para hacerlo. Puedes escribirlo y después romperlo tantas veces como sean necesarias, puedes meditar y visualizar que le devuelves su energía, puedes decírselo imaginando que lo tienes de frente y así miles de estrategias dependiendo la rama. Cada quién. Pero no cerrar ciclos es una de nuestras grandes fallas. Vivimos en no conclusiones. Y entre otros factores es una de las razones por las que no podemos dejar ir. Y bueno, si hay situaciones que lo promueven, más. Como el hecho de no haberte encontrado con una pareja que te llene o con quien encuentres la armonía y la paz que deseas o porque justo lo que más odiabas ahora lo extrañas. Decepciones. Complejidades. El mismo ego alimentado o dolido es sintomatología de ese no cierre de ciclo. Pero dense chance de cerrarlos, de despedirse como cada quién conciba de esa carga emocional y sí, un cliché, pero quédense con lo bueno, el veneno no les sirve de nada. Ya aprendieron de él, ya le dieron un buen trago. Tengan el placer de decir con toda honestidad: ‘Te dejo ir en paz y armonía, gracias por el aprendizaje. Estás fuera de mi camino’. Sin rencor. Todo está dicho y lo que sucedió fue lo mejor.